https://www.facebook.com/enrique.huertaberrios

19 febrero 2011

COMPROMISO DE LOS JÓVENES ANCASHINOS CON LA DEMOCRACIA Y EL DESARROLLO

(Discurso de Enrique Huerta Berríos a la Juventud Ancashina (Huaraz, 16-Feb-2011)

La democracia es el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo.
Abraham Lincoln (1809-1865).

Jóvenes ancashinos, en principio, permítanme saludarlos fraternalmente a todos y cada uno de ustedes, como ciudadano ancashino y como profesor de la Universidad Nacional Santiago Antúnez de Mayolo. Los hallo a todos, varones y mujeres, llenos de vigor, erguidos y con la mirada en alto, y más que la lozanía que hoy lucen, representan la gran esperanza de nuestro pueblo que empieza a verse en todas partes de Ancash y del Perú.



En la última década del Siglo XX y al iniciar la primera década de éste, muchos de Ustedes no podían ser conscientes de lo que estaba ocurriendo en el Perú de esos años, pues eran niños aun o todavía no nacían, por lo que no podían percibir las circunstancias difíciles que vivía nuestro pueblo. Pasamos de sufrir la peor crisis hiperinflacionaria y recesiva de nuestra historia, agravada por la corrupción y creciente violencia sociopolítica, durante el régimen apro-alanista, a una cruel dictadura, autoritarismo y cleptocracia fujimontesinista que se adueño del Perú y enajenó su patrimonio sin control social alguno.
Sin duda, fue una etapa larga, oscura y dolorosa que marcó la vida de la gran mayoría de peruanos. Hoy, una década después, creo que ustedes ya saben lo que pasó. Es por eso que hemos venido a esta reunión fraterna y reflexiva, no sólo a recordar esos fatídicos momentos, sino a entenderlos.

Vengo con dos intenciones: en primer lugar, para que sepan que la generación que les precede –de la que soy parte, como vuestros padres– desplegó una lucha valerosa por las libertades y la democracia decapitadas por el abominable régimen fujimontesinista. 


El accionar de nuestro pueblo y de sus líderes fue responsable en el renacimiento de la democracia, la abolición de la dictadura, pero también a favor de la reconciliación entre peruanos luego de una etapa de violencia fratricida que causó la muerte de 69 mil compatriotas.


La estabilidad democrática que hoy disfrutamos en el Perú es aun precaria e imperfecta, pero se la debemos a esa generación sacrificada que precede a la de ustedes. Sin embargo, el hecho de que no hayan tenido que luchar por conseguirla, no significa que no la valoren. Precisamente éste es el segundo y mayor propósito por el que he venido: intentar responder a esta cuestión: ¿Cuál es el compromiso generacional de los jóvenes ancashinos con la democracia y el desarrollo?


Jóvenes, se les acusa de ser una generación apática, conformista y poco comprometida. Algunos, inclusive, la catalogan como la “generación perdida. Creo que estas acusaciones son erróneas; la realidad es otra. Los jóvenes, por naturaleza, son dinámicos y pujantes. Sólo necesitan saber con certeza qué es lo que quieren. Sabiendo eso, estarán dispuestos a trabajar indesmayablemente para lograr lo que quieren.


Precisamente para contribuir a definir eso que quieren, los de mi generación queremos que las jóvenes y los jóvenes de nuestra patria beban espiritualmente todo aquello que anhelamos para Ancash y para el Perú:


¡Queremos ser un pueblo digno y respetado en el mundo y, a través de ustedes, llegar a ser ese ideal de pueblo!


¡Queremos una sociedad sin rangos sociales, sin castas y sin exclusiones. Ustedes no deben permitir que esos perniciosos males tengan lugar en vuestras mentes o corazones!


¡Queremos una sociedad que dé la cara por las mujeres, niños y niñas excluidas y que acabe con los malos tratos que se les da. Una sociedad que luche contra el racismo y contra la lacra que supone cualquier tipo de violencia y discriminación por razones de sexo, raza, edad, religión u orientación sexual.


Nuestra sociedad no puede quedarse impasible ante las agresiones que sufre el pueblo bajo el disfraz de la defensa de unos supuestos valores tradicionales, económicos o de cualquier tipo, agresiones que generan exclusión social y explotación humana. La violación de los derechos básicos exige denuncias y pronunciamientos valientes. Frente a ello garanticemos una convivencia armónica y duradera, y apostemos por la diversidad, el entendimiento, la tolerancia, el respeto y la solidaridad como valores básicos y pilares de nuestra sociedad.


¡Queremos una democracia de ciudadanos peruanos en la que, con los mismos derechos y las mismas obligaciones, convivamos sin exclusión; una democracia en la que todos los colectivos se vean representados. De no ser así, jóvenes, ustedes tienen la obligación generacional de cuestionar el Modelo Social imperante y proponer otro alternativo, pero solidario, justo y equilibrado.

Jóvenes ancashinos y peruanos: el grado de madurez de una democracia no se mide por la cantidad de votantes y menos por la cantidad de partidos políticos. Se mide por el grado de participación de sus ciudadanos en la vida social; y según las reglas del juego democrático, todos los peruanos debemos tener las mismas oportunidades de participar y defender nuestras ideas. La participación es garantía de futuro y de regeneración política de la sociedad y de sus instituciones.

La Democracia, jóvenes, a pesar de su imperfección, es uno de los mejores inventos de la sociedad moderna y para preservarlo, no es suficiente asumir sus valores y ser consecuentes con ello. En circunstancias especiales es un deber patriótico defenderla de aquellos que amenazan imponer su voluntad personal o de grupo en contra de la mayoría y cuestionar la convivencia pacífica en un Estado de derecho. En esa línea, hay que enfrentar al autoritarismo, totalitarismo, caudillismo y fascismo y elegir el camino del diálogo y la paz.
¡Por eso queremos que los jóvenes reivindiquen el derecho a participar, a protagonizar la política real y positiva, entendida en el sentido más amplio de la palabra, que involucra las dimensiones económicas, sociales y culturales.

¡Queremos que nuestro pueblo sea amante de la paz, pero que a la vez, sea valiente!, tal como lo fueron nuestros ancestros de Pumacayán y de las culturas Sechín, Chavín, Recuay e Inca, cuyas sangres corren milenariamente por nuestras venas.
¡Queremos que el pueblo peruano no se ablande nunca ante la tiranía o ante cualquier amenaza, y más bien que sea duro e indestructible! Por eso jóvenes, ustedes deben templar vuestros espíritus durante la juventud, como se tiempla el acero en el fuego. Incluso asumir el sacrificio si se trata de luchar por una causa noble o justa; pero nunca tener los pies de barro ni practicar la felonía, porque esas debilidades derrumbarían a nuestro pueblo.
¡Queremos, en suma, ver un Perú digno, libre y desarrollado; un Ancash próspero y ético; sin embargo, eso pasa por aprender a vencer la pobreza, el atraso, la exclusión y la corrupción! Por eso ansiamos desde el fondo del alma que se eduquen e instruyan intensa y eficazmente para guiar a nuestro pueblo hacia el bienestar. Ansiamos que cultiven la verdad, que sean justos, honestos y disciplinados por ustedes mismos.
En el futuro, poco o nada importará lo que hicieron nuestros antepasados y lo que mi generación esté haciendo ahora. Los hechos pasarán al olvido, pero en ustedes seguirá latiendo Ancash y el Perú, y cuando los de mi generación ya no podamos seguir alzando nuestra bandera, lloraremos en el más allá, pero ustedes deberán cogerla en vuestros puños, alzarla firmemente y seguir marchando hacia adelante. 
Ese es el compromiso que debemos asumir conjuntamente, la generación precedente y la de ustedes, jóvenes ancashinos y peruanos, porque son la sangre de nuestra sangre y el ser de nuestro ser! El espíritu que mueve a vuestros padres y movió a vuestros abuelos, es el mismo que se está enraizando en vuestras almas. Por eso estamos seguros que cuando alguien amenace a nuestra patria o región en el presente o en el futuro, ustedes sabrán cerrar filas y defenderla.

Jóvenes, ha llegado el momento de asumir ese compromiso social, sin ambigüedades ni dilaciones. Es la hora de salir de la impasibilidad, de la parálisis política y adoptar un protagonismo responsable y constructivo. ¡Fortalezcamos la democracia y construyamos el desarrollo!

Ancash y el Perú son nuestros. Ancash y el Perú viven dentro de nosotros. Ancash y el Perú marcharán con nosotros! ¡Este es nuestro compromiso histórico y, a la vez, nuestro mayor reto! Sólo nos queda asumirlo.

¡Ha llegado la hora de la acción!

¡Gracias!

No hay comentarios:

Etapas del crecimiento económico_WW. Rostow

Guia Para Elaborar Un Plan de Tesis o Proyecto de Investigación Económica

PRESENTACIÓN: Principales enfoques de la investigación científica general

Conferencia: Futuro de la Economía y de los Economistas

PROYECTO DE LEY DE PRESUPUESTO PÚBLICO PARA 2017 - EDUCACIÓN UNIVERSITARIA