Seguir en twitter@enriquehuertab

01 julio 2010

La situación de la educación superior en el Perú


A continuación reproducimos un interesante artículo del Instituto Peruano de Economía, IPE, que analiza un ángulo crítico de la educación superior en el Perú y otros países hermanos de américa Latina: el desequilibrio actual entre la oferta y demanda de profesionales y técnicos y sus implicancias en el desarrollo. Os invitamos a su lectura crítica e incorporación en la agenda universitaria del momento.

La oferta de educación superior en el Perú proviene de dos niveles educativos: la educación técnico-ocupacional y la educación universitaria. La técnico ocupacional, a su vez está compuesta por aquella que se brinda en los Institutos Superiores Tecnológicos (IST), la capacitación para el trabajo y la impartida en los Centros Educativos Ocupacionales (CEO). En los últimos años la oferta educativa superior ha crecido explosivamente, a pesar de que el sistema educativo peruano no se encuentra en la capacidad de generar una oferta adecuada de técnicos y profesionales. Son dos los problemas principales según Alcázar (2003). El primero es la percepción generalizada de que las nuevas instituciones son de baja calidad y que no contribuyen a mejorar el bienestar de sus estudiantes. El segundo es la falta de una adecuada articulación entre la composición y características de la oferta de educación superior y la demanda de empresas por personal calificado.

La relación entre el sector educación y el sector empresarial es bastante endeble. Por un lado, el sector educativo no entrega ni la calidad, ni la cantidad de profesionales y técnicos que las empresas necesitan. Por el otro lado, las empresas no brindan señales a las escuelas respecto a sus necesidades. Esto se debe a que en nuestro país existen muy pocos canales de comunicación entre los empresarios y el sector educativo.

Un grave problema es la falta de evaluación y monitoreo de la calidad impartida por los IST y universidades. En el caso de la educación técnica es el Ministerio de Educación el encargado de autorizar el funcionamiento de estos, así como de supervisar la infraestructura y el currículo. Sin embargo, en la práctica el Ministerio sólo supervisa aspectos burocráticos y en otros casos la supervisión sólo se realiza cuando se quiere renovar la licencia de funcionamiento.

En el caso de la educación universitaria, la encargada de supervisar y evaluar a las universidades es la propia Asamblea Nacional de Rectores (ANR). Sin embargo, no hay que ser muy perspicaz para percatarse del problema que genera esto, ya que la ANR tendría como función regularse a sí misma. De ese modo, la supervisión y evaluación de las universidades no sería la óptima.

Otro gran problema es el del financiamiento de las instituciones educativas estatales. En el caso de la educación técnica, los recursos públicos solo cubren el sueldo de los docentes (que está por demás decir no es muy elevado). Por este motivo, no resulta sorprendente que la infraestructura de estos se financie con recursos propios y que al final se termine trabajando con equipos obsoletos que definitivamente no se encuentran en sintonía con lo que requiere el mercado laboral.
La situación en la educación universitaria no es tampoco la ideal. Una prueba de ello es el presupuesto anual por alumno asignado, que oscila entre US$2,500 y US$3,000, mientras que Chile invierte US$9,000 y los países desarrollados superan los US$30,000. En nuestro país no existe un mecanismo que permita que el presupuesto asignado guarde relación con los proyectos que se desarrollan ni con los resultados obtenidos. Finalmente, el problema referido a la gratuidad de la enseñanza genera problemas de distribución, ya que existen muchas personas de ingresos altos y medios que se benefician de esta condición en perjuicio de las personas con menores ingresos.

Es evidente que urge realizar una reforma en la educación superior, ya que el mal enfoque que se le ha dado, aunado a la escasez de recursos que se dispone, ha traído como consecuencia el paupérrimo nivel de profesionales que salen al mercado laboral.

Referencia:
(1) Reproducido del Blog IPE Opinión. En http://ipe.org.pe/?p=13967

No hay comentarios:

Teorías clásicas del desarrollo

Guia Para Elaborar Un Plan de Tesis o Proyecto de Investigación Económica

PRESENTACIÓN: Principales enfoques de la investigación científica general

Conferencia: Futuro de la Economía y de los Economistas

PROYECTO DE LEY DE PRESUPUESTO PÚBLICO PARA 2017 - EDUCACIÓN UNIVERSITARIA